Déficit del caudal en sector Algodones del Río Huasco llegaría en 2020 a un 86%

Según el Pronóstico de Caudales de Deshielos para la Temporada de Riego 2019-2020 realizado por la Dirección General de Aguas (DGA) del Ministerio de Obras Públicas (MOP) las regiones de Coquimbo y Atacama presentan las estaciones de monitoreo de aguas más afectadas a nivel nacional para el próximo año.

“Tenemos caída en los caudales, en la nieve, en la lluvia y todo eso constituye la sequía más grande, y que se suma a una situación que ya se viene presentando hace varias décadas, la caída en la disponibilidad de agua en toda esta amplia zona del país, además los estudios muestran que esto, lo más probable, en esta zona centro-norte y centro-sur del país se va a mantener siendo una de las zonas con mayor impacto del cambio climático”, expresó Alfredo Moreno, ministro del MOP sobre la situación del país.

Antecedentes y Proyecciones

Respecto a que implica un déficit de 86% en la estación de Algodones del río Huasco y un 26% en la estación Pastillo del río Copiapó, el director General de Aguas, Oscar Cristi Marfil explicó que “el caudal proyectado para ambas cuencas van a estar bajo el promedio de los caudales medidos con una base histórica de 30 años atrás (1981-2010) entre los meses de septiembre a marzo, por lo tanto, la disponibilidad hídrica en ambas cuencas va a ser inferior para los distintos usos que efectúen los titulares de derecho de aprovechamiento de aguas en dichas cuencas (sectores productivas como: agrícola, minero y sanitario).

Patricio González, agroclimatólogo en el Centro de Investigación y transferencia en riego y agroclimatología CITRA de la Universidad de Talca, señaló que sobre la escasez hídrica “hemos estimado que en general, el periodo que va del 2020 al 2025, esta megasequía debiera continuar, con algunos rangos a lo mejor menores de déficit, cercanos al 70, o al 60%, pero de todas maneras va a ser un impacto grande para la agricultura, que es la que más se nutre y más utiliza el agua de riego”.

Medidas

Ante la situación de la Región de Atacama, el ministro del MOP, sostuvo que existe preocupación en torno al agua potable rural en casos específicos “particularmente los ubicados al sur de Vallenar, donde estamos trabajando con varios de ellos para mejorar la fuentes de agua de las cuales dispone.

En el caso de Atacama, estamos muy avanzados, porque estamos al 80% de la construcción de una planta desalinizadora que va a permitir darle y garantizar la disponibilidad y la calidad del agua para una zona muy amplia de Atacama, con su primera etapa a fines del año 2020 y esa es la solución de mediano plazo para las ciudades”.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *