¿Síndrome de la boya?: Aparición de tortugas en playas de Atacama preocupa a ambientalistas

¿Síndrome de la boya?: Aparición de tortugas en playas de Atacama preocupa a ambientalistas

septiembre 25, 2019 0 Por admin

Ya van tres tortugas marinas halladas en la costa de Chañaral sin poder nadar. El sábado fue encontrada la última, la cual, según relató Patrick Ogalde, quien rescató al animal, se golpeaba contra las rocas de la playa Villa Alegre, debido al oleaje.

«Cuando la saqué no generaba ningún rechazo, se dio para que la ayudáramos, cuando la llevé a la arena me di cuenta de que se había golpeado un ojo», relató a El Diario de Atacama.

El ejemplar hallado es una Chelonia mydas, más conocida como tortuga verde y que ha sido catalogada en vías de extinción.

«Averigüé sobre ella y supuestamente llegan hasta Antofagasta, puede ser que el agua esté más caliente y lleguen más al sur», agregó. De hecho, esta tortuga puede encontrarse en El Caribe y lugares donde la temperatura del agua supere los 20 grados Celsius, durante todo el año.

También, en Oceanía y África. Asimismo, Ogalde señaló que quien le ayudó a rescatar a la tortuga dijo que esta tenía «la enfermedad de la boya». Problemas pulmonares o exceso de plástico La ONG Qarapara -dedicada a la protección de tortugas marinas- explicaron que esta enfermedad se presenta «cuando las tortugas no logran hundirse, principalmente por problemas pulmonares o exceso de plástico que hace que tenga aire en su conducto digestivo, y se hace un efecto flotador».

En tanto, Alfred Neira, biólogo marino de la ONG Tortugas Marinas Arica, afirmó que este síntoma puede producirse tanto por la ingesta de plásticos o también como resultado de una distensión de gas en tracto gastrointestinal debido a una obstrucción intestinal.

Mientras que el biólogo marino Fernando Ogalde explicó a dicho medio: «Las tortugas marinas para sumergirse cierran un esfínter que impide que el aire llegue a ciertos órganos, permitiendo un buceo profundo sin hacer las descompresiones que un humano requiere».

«Cuando el animal se altera, ese esfínter no trabaja normalmente y deja que el aire entre, provocando traumas o barotraumas», señaló.

La tortuga verde

De mediano a gran tamaño, su caparazón llega a medir hasta 125 cms y con colores que pueden variar desde café hasta verde oliva; su piel es café, gris o negra. Además puede alcanzar un peso superior a 150 kilogramos.

Sus depredadores naturales son reptiles, aves, crustáceos, gaviotas y cangrejos, especialmente en su tránsito desde que eclosiona hasta el mar. También los lobos marinos en la zona de Mejillones.

Aunque también tiene amenazas humanas: la comercialización de su carne, huevos, cuero, aceite y productos derivados; la captura incidental por barcos de arrastre camaroneros; contaminantes y desechos flotantes en las grandes agrupaciones de algas.